La violencia de género; un factor que aumenta el riesgo de contraer VIH/SIDA para la mujer

Por: Verónica Valeria De Dios Mendoza

La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana y el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (VIH/Sida) no constituyen un tema de imperiosa novedad.  Los inicios del virus datan de los años 80, cuando los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) —Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos— convocaron una conferencia de prensa después de detectar varios casos de neumonía y sarcoma de Kaposi, una variante de cáncer de piel. (1)

Sin embargo, la noción popular acerca de los factores de riesgo, es que detentan la misma magnitud en ambos sexos. Como la mayoría de los mitos populares, éste no descansa en ningún hecho certero y si sólo en un grave error que acrecenta indudablemente la vulnerabilidad de la mujer.

Desde que fue identificado el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), en 1981, la difusión y prevención de la enfermedad ha seguido un curso uniforme, donde las estadísticas entre mujeres y hombres tienden a homologarse como si se tratarán de casos enteramente iguales. Lo cierto es que existen factores extraordinarios​ que mantienen su origen únicamente en la calidad social y biológica de ser mujer y que por tanto dejan de cobrar significado y razón de ser en el hombre.  Es decir, las mujeres son biológica, socio-cultural y económicamente más vulnerables a contraer el VIH.

La violencia de género se ha identificado como una importante causa de las infecciones por VIH/Sida entre las mujeres, la cual no ha sido correctamente visibilizada. De acuerdo a los informes de ONUSIDA, las mujeres que han experimentado situaciones de violencia de género tienen hasta tres veces más posibilidades de infectarse con el virus del VIH que aquellas que no. (2) A pesar de que algunas naciones han reconocido en apariencia la importancia de la igualdad de género dentro de las respuestas nacionales ante el VIH, los resultados en la adhesión de dicho compromiso son contradictorias. En el año 2012 el 81% de los países afirmó incluir medidas específicas con perspectiva de género para las mujeres dentro de las estrategias nacionales contra el VIH. Sin embargo, sólo un 41% asignó un presupuesto específico para dicha problemática. (3)

Es un hecho innegable que la desigualdad por razón de género y el VIH/Sida se encuentran inextricablemente relacionados. Las mujeres representan un porcentaje ligeramente superior al 50% del total de personas que viven infectadas del VIH. (4)

Desde el punto de vista biológico, las investigaciones realizadas demuestran que el riesgo de infectarse por el VIH durante una relación sexual vaginal no protegida es de 2 a 4 veces más alto para la mujer que para el hombre. En contraste con el hombre, durante una relación sexual, las mujeres tienen una mayor superficie de mucosa expuesta a las secreciones sexuales de su pareja sexual, el semen infectado contiene normalmente una concentración más alta de virus en comparación con los fluidos vaginales de la mujer y por tanto permanece más tiempo en la vagina y el tracto rectal, que las secreciones vaginales en el pene. (5)

Por otra parte, la violencia sexual hacia las mujeres aumenta el riesgo de transmisión del VIH. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la violencia sexual como:

“todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de esta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo” (6)

De acuerdo a las cifras mundiales, una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia sexual, ya sea por parte de su pareja o por parte de terceros en algún momento de su vida. (7) De ello se desprende que en el mundo alrededor de 15 millones de niñas son obligadas a casarse antes de los 18 años lo que las coloca en riesgo de infectarse con el VIH/Sida. (8) Al ser víctimas de violencia sexual las mujeres se manifiestan incapaces de ejercer un control de la situación en las relaciones sexuales, como es el caso del matrimonio infantil y las violaciones sexuales. En situaciones de violencia o de amenaza de violencia, las personas ven gravemente limitada su capacidad de adoptar medidas para protegerse contra las enfermedades de transmisión sexual o de exigir para que su pareja tome precauciones; aunado a que las mujeres mantienen menos información sobre el VIH y menos recursos para poner en práctica medidas preventivas. Es así que a escala mundial, solo 3 de cada 10 mujeres adolescentes y jóvenes de entre 15 a 25 años de edad disponen de conocimientos precisos y exhaustivos sobre el VIH. (9) La falta de información sobre la prevención del VIH y de poder para utilizar esta información en las relaciones sexuales, merma la capacidad de las mujeres para negociar el uso del preservativo y disfrutar de unas prácticas sexuales más seguras.

En otro sentido, uno de los factores de riesgo más alarmantes para las mujeres surge dentro de un ambiente de confianza donde el 90% de las infectadas adquirieron el virus de su pareja estable (10) Esto obedece a una causa donde las diferencias biológicas entre los sexos se traducen en desigualdades sociales. Las normas de género relacionadas con los papeles, las expectativas y las conductas establecidas socialmente como “femeninas” y “masculinas” influyen enormemente en el acceso de intercambios sexuales que tienen hombres y mujeres. La sociedad tiende a normalizar actitudes estereotipadas en cuanto al número de parejas sexuales que mujeres y hombres deben tener y en cuanto a la aceptabilidad de la infidelidad. En el hombre queda justificado su comportamiento polígamo, asumiendo que por naturaleza es infiel, en tanto en la mujer esto es inaceptable. Por otra parte la existencia predominante de clubs, tables dance, salones de masaje y demás lugares enfocados en hombres heterosexuales donde persiste el intercambio sexual a cambio de una remuneración económica, colocan en una situación de desventaja a la mujer. Se trata de un contexto donde el intercambio sexual practico y sin ambages, se encuentra mayormente al alcance del sexo masculino. Dichos factores en particular son preocupantes ya que expresan la aceptabilidad de conductas que podrían poner a ambos en alto riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual.

Las estadísticas actuales sobre las formas en que las mujeres han sido contagiadas por el  VIH/sida ponen de manifiesto que aunque los estereotipos sobre la sexualidad masculina aparentan estar perdiendo su vigencia en nuestra sociedad, la realidad es totalmente distinta. Todavía persisten con fuerza conductas machistas adoptadas por hombres que poner directamente en riesgo la salud de las mujeres.

En la actualidad la mujer se ha convertido en la cara del VIH/SIDA en los países del África subsahariana ya que el 61% de la población que vive con el virus en esta región es femenino. Las  cifras más elevados de personas infectadas por el VIH/Sida entre mujeres de 15 a 49 años de edad corresponden al sur de África, en particular en Botswana, Lesoto, Suazilandia y Sudáfrica. (11)

Indudablemente las mujeres que sufren violencia de género presentan un mayor riesgo de infección por el VIH, y siendo ya infectadas son más proclives a ver vulnerados sus derechos ya que la misma violencia crea una barrera al acceso a los servicios de salud.

Las normas jurídicas influyen directamente sobre el riesgo de las mujeres de contraer el VIH, ya que en muchos países donde las mujeres se encuentran en un peligro inminente, las leyes no garantizan y reconocen adecuadamente sus derechos reforzando por tanto la subordinación de la mujer. Es por ello que las estrategias de prevención por parte de los Estados deben abordar la desigualdad de poder entre los sexos como un medio para identificar y erradicar los factores de riesgo en que se encuentra la mujer frente a la exposición al VIH/SIDA por cuestiones de género.

NOTAS:

  1. Inspiraction. Historia del Sida. [En línea] [Citado el: 22 de julio de 2017.] https://www.inspiraction.org/salud/sida/historia-del-sida.
  2. ONU SIDA. Unidos contra la violencia y el VIH. [En línea] 12 de marzo de 2014. [Citado el: 22 de julio de 2017.] http://www.unaids.org/es/resources/presscentre/featurestories/2014/march/20140312xcsw.
  3. Coomeva. Mujeres y VIH/Sida ¿Por qué un problema de género? [En línea] http://coomeva.com.co/publicaciones.php?id=48025.
  4. Organización Internacional del Trabajo. La igualdad de género es clave para las respuestas al VIH y el SIDA en los lugares de trabajo. [En línea] diciembre de 2011. http://www.ilo.org/global/publications/world-of-work-magazine/articles/WCMS_181873/lang–es/index.htm.
  5. Las mujeres y el VIH/SIDA: ¿Por qué un problema? de la Caridad Oliva Venereo,, Dinorah, Saavedra Ramírez, Clarivel y Viñas Martínez, Arturo Luis . Ciudad de La Habana : s.n., 2009, Revista Habanera de Ciencias Médicas.
  6. Violencia contra la mujer: violencia de pareja. Organización Mundial de la Salud. Ginebra, : s.n., septiembre de 2011, Organización Mundial de la Salud. Nota descriptiva N°. 239.
  7. Centro de prensa de la Organización Mundial de la Salud. Organización Mundial de la Salud. Violencia contra la mujer. [En línea] noviembre de 2016. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs239/es/.
  8. Matrimonio infantil incrementa riesgo de VIH en niñas. Acuña Roeder, Cristina . Ciudad de Méxic : s.n., 21 de julio de 2016, cimacnoticias.
  9. ONUSIDA. World AIDS Day 2015 report On the Fast-Track to end AIDS by 2030: Focus on Location and Population. 2015. pág. 75.
  10. Lugo, Guadalupe. Gaceta Digital UNAM. Aumentan los casos de VIH entre mujeres. [En línea] 30 de noviembre de 2015. http://www.gaceta.unam.mx/20151130/aumentan-los-casos-de-vih-entre-mujeres/.
  11. Fustos, Kata . Population Reference Bureau. La violencia de género aumenta el riesgo del VIH/SIDA para la mujer en los países del África subsahariana. [En línea] mayo de 2011. http://www.prb.org/SpanishContent/2011/gender-based-violence-hiv-sp.aspx.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s